¿Cera o depiladora eléctrica?

La depilación es algo que nos lleva de cabeza: buscamos un método que sea efectivo, que realmente sea capaz de retrasar lo máximo posible la salida del vello pero, además, que sea lo menos doloroso posible. Existen muchos métodos que deberíamos de analizar; en este artículo vamos a hacer una comparativa para ver si te interesa la cera o depiladora eléctrica, sopesando los pros y los contras de cada fórmula de depilación por separado.

Cera vs depiladora eléctrica: Ventajas y desventajas

Depilación a la cera

La depilación a la cera es todo un clásico, una de las técnicas más efectivas, y que más ha evolucionado con el paso de los años. Los métodos más antiguos consistían en unas arcaicas pastillas que tenían que ser licuadas y filtradas en depósitos especiales para poder trabajar con ellas. Actualmente nos encontramos con los sencillos roll-on, muy eficaces, permitiéndonos utilizarlos con las mínimas complicaciones.

El objetivo de la cera como técnica de depilación consiste en arrancar el vello de raíz. Para ello se utiliza un tipo de material sólido que tiene la particularidad de poder adaptarse a la piel. Normalmente se aplica caliente y se deja enfriar; en el momento en el que se produce el cambio de temperatura, la piel se enfriará y esto hará que se atrapen los pelos. La cera templada o fría directamente se adaptará a la piel, arrancando el vello sin cambiar la temperatura.

La principal ventaja de este tipo de depilación es que la duración es bastante extensa, pudiéndonos olvidar de la misma durante un tiempo de unas 3 semanas más o menos. Además, si utilizamos el formato roll-on, se minimizará el riesgo de que se produzca algún tipo de quemadura.

Sin embargo, es una técnica bastante dolorosa, por lo que no se recomienda para todo tipo de persona. No la deben emplear aquellas que sufran de insuficiencia venosa, ya que el calor tiene la particularidad de afectar a los vasos sanguíneos. Tampoco es una técnica adecuada para aquellas personas que puedan tener algún tipo de problema de carácter circulatorio, ya que el tirón que precisa podría llegar a afectarles mucho.

Depilación con depiladora eléctrica

De la misma manera que con la depilación con cera, con una depiladora electrica se emplea una técnica de extracción. Sin embargo, no hará falta preparar la piel previamente de ninguna manera.

Estas máquinas también han evolucionado mucho a lo largo de los años, pudiendo encontrar desde modelos que incluyen luz, que minimiza el dolor, incluso algunas que están preparadas para poder usarse debajo del agua, en la ducha.

Para funcionar disponen de un cabezal especial que actúa en forma de pinza, pudiendo arrancar el vello de raíz.

Al igual que la depilación con cera, los resultados durarán unas 3 semanas más o menos.

La ventaja principal de la depiladora eléctrica es que el proceso es mucho más limpio y la duración es larga. Sin embargo, no siempre consigue unos resultados uniformes; teniendo en cuenta que el vello no crece igual en las diferentes zonas, es posible que a los pocos días tengamos que sacar de nuevo la máquina para poder quitar algunos pequeños pelitos que hayan podido quedar por ahí.

Aunque no suelen provocar tanto dolor cómo con el uso de la cera, si bien es cierto que puede producir algunas molestias cuando arranquemos el vello.

Si tienes dudas sobre que técnica de depilación es la mejor para ti, vuelve a analizar las características de cada modelo en cuestión, y podrás tomar una decisión sobre lo que más te conviene.