Diferencias entre una plancha de pelo titanium o cerámica

Una plancha de pelo es un útil de belleza muy práctico e imprescindible en el hogar. Con él podremos tratar nuestro cabello de la forma deseada, consiguiendo domarlo y hacerte todo tipo de efectos desdeñables.

Son muchos criterios los que tenemos que analizar para comprar la plancha de pelo: por ejemplo, el tipo, la calidad, el precio, etc.

Un factor muy importante es el material con el que se han confeccionado las placas. En este artículo vamos a valorar las dos opciones más habituales: de cerámica o de titanium.

Planchas de pelo de cerámica vs titanium: ¿Qué es lo que más nos interesa?

Características de las planchas de titanio

El titanio se caracteriza por ser un tipo de metal muy brillante, con un peso muy ajustado, por lo que dan forma a planchar sencillas de usar, que no limitan nuestros movimientos. Pueden aguantar muy bien hasta las temperaturas más extremas, distribuyéndolas de forma uniforme a lo largo de toda su estructura.

Su principal ventaja es el tiempo de calentamiento que es mucho más reducido que el que tarda una placa de cerámica en funcionar. Además, debido a su naturaleza, tienen la particularidad de eliminar la carga de electricidad estática, por lo que nos dejarán un cabello mucho más brillante, a la par que compacto.

Podemos encontrar muchas formas de titanio; desde placas confeccionadas con titanio puro, con tan solo un recubrimiento en combinación con cerámica, o bien con lo que se conoce como tecnología de nano-titanio (tecnología que parte de la cerámica, pero que se recubre con pequeñas partículas).

Entre el resto de sus características, destacamos que es muy resistente a la corrosión, así como al paso del tiempo, además de tener un precio bastante interesante.

Características de las planchas de cerámica

Por otra parte, tenemos las planchas de cerámica que ya se consideran todo un clásico. Son las que más abundan en nuestros hogares, y las más económicas. Si no tenemos un presupuesto muy elevado, o si bien no queremos un aparato que tenga muchas prestaciones, deberíamos decantarnos por esta opción.

Sin embargo, al tacto son más ásperas y algo más ligeras, por lo que pueden llegar a cansar nuestras manos de una manera más rápida que con una plancha de titanio. Además, también requieren de un mantenimiento más específico, ya que el riesgo de corrosión es más elevado.

De la misma manera que nos pasaba con las planchas de titanio, la gran mayoría de las de cerámica disponen de un revestimiento especial que genera iones negativos, logrando acabar con las cargas positivas que estropean nuestro cabello. Generalmente este material es turmalina, un mineral con el poder de acabar con la electricidad estática.

Si tenemos que trabajar con un tipo de cabello que tenga una cierta humedad, los modelos más recomendados son los de cerámica, aunque también dependerá del modelo en si, además de la marca y de otras consideraciones que habrá que evaluar.

Conclusión

Si queremos comprar las planchas para un uso profesional, para una peluquería, entonces deberíamos de decantarnos por una de titanio; puede que nos cuesten algo más pero, en base a la duración que tienen, es una inversión que no tardará en ser recuperada.

Si queremos usar la plancha a nivel particular, las de cerámica son la mejor opción.

Las planchas de pelo de cerámica las podremos empezar a encontrar a partir de los 20€, mientras que las de titanio a partir de los 40€, por lo menos las de mayor calidad.

Con estos datos, podremos elegir la opción que más nos convenga.