¿Qué es un cortapelos nasal?

Los pelos en la nariz tienen una función natural frente a ciertos agentes que se pueden presentar en el entorno, actuando como una especie de filtro para evitar que penetren en nuestro organismo. No obstante, un exceso de vello en la nariz podría llegar a afectar de forma negativa a nuestra imagen, por lo que será crucial poder mantenerlo a raya.

Antiguamente, los métodos más utilizados para quitar estos pelos eran las pinzas o unas pequeñas tijeras. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha demostrado que estos métodos no son los adecuados.

Las tijeras pueden ser muy gruesas para lograr el resultado deseado, pudiendo cortar tan solo la parte álgida del vello, lo que provocará que tengamos que estar recortando una y otra vez. Las pinzas nasales, además de ser un método tremendamente doloroso, no es nada recomendable, porque está más que demostrado que podría llegar a afectar a nuestras vías respiratorias.

Y es aquí donde aparece el cortapelos nasal.

Son aparatos que funcionan de forma automática, bien conectados a la toma eléctrica de un enchufe, bien de forma inalámbrica (bien con batería, o bien con pilas). Tienen la particularidad de lograr los mejores resultados en el mínimo tiempo posible.

¿Cómo puedo elegir el cortapelos nasal que más se adapte a lo que busco?

Lo cierto es que, por lo menos en apariencia, todos los cortapelos nasales nos parecerán iguales. Todos parten del mismo principio, pero si bien es cierto que existen algunas consideraciones que tenemos que sopesar.

  • Autonomía: Te recomendamos apostar por un cortapelos nasal que sea automático y que funcione con batería. La principal ventaja de ellos es que no veremos limitados nuestros movimientos por el cable. A cambio, es importante controlar en todo momento el nivel de batería que tiene, para evitar que nos pueda dejar a medias con lo que estamos haciendo.

En este punto hay que tener en cuenta un punto muy importante. Cuando la batería o las pilas se empiezan a agotar, el ritmo al que empezará a moverse el cortapelos será más lento. Lo peor de esta velocidad es que puede producir tirones de vello muy dolorosos. De esta manera, en el momento en el que veamos que la batería/pila se empieza a agotar, deberíamos de recargarla o cambiarla.

  • Sensibilidad de las láminas: Uno de los miedos principales que podemos tener a la hora de comprar un cortapelos es pensar que puede afectar a la piel sensible, o bien provocar intensos tirones de pelo. Evitaremos estas situaciones desagradables si utilizamos cuchillas giratorias, ya que estás permanecerá intactas, incluso después de haber sido utilizadas después de mucho tiempo. Además, logran un buen nivel de corte, tanto en la parte superior del vello, como en los laterales.

El material de las láminas también tiene su gran importancia; deberías apostar por el material acero inoxidable, hipoalergénico, para respetar en todo momento la parte interior de la nariz, conocida por su gran sensibilidad.

  • Facilidad de limpieza: Apuesta por un modelo que sea fácil de lavar, que se pueda sumergir por completo en el agua para acabar con cualquier elemento que no debiera estar ahí. Algunos modelos disponen de funciones especiales para complementar la limpieza; por ejemplo, nos permiten conectarlo mientras lo hemos sumergido en agua, haciendo que giren las cuchillas para que se muevan de un lado a otro.

Además de todo lo anterior, valora si nos ofrecen dos cabezales de corte (por ejemplo, para tratar también el vello de las orejas), la calidad de la marca, así como el precio del cortapelos, para ver si es lo que hemos estado buscando.